martes, 6 de noviembre de 2007

Sin eñe

"La cantimplora se rompe por lo más fino, cual hermetismo que tiembla ante la confesión de parte. Os diré que la seguridad no es cuestión de ejecutividad, es cuestión de anteposición de intereses. Pero claro, os guardo de la liberalidad: ello podrá girar sin más remedio, pero los kilogramos que hemos desperdiciado ya no son de nuestra propiedad. Edita con responsabilidad y todo tu mundo a la vera del río florecerá"

Sin palabras. Más elocuente que nunca. Más punzante y duro que lo que conocimos. Al fin y al cabo, un John auténtico.

No hay comentarios: